Nuestro Blog

Cómo cambiar un grifo termostático

El grifo termostático es una de las últimas novedades en cuanto a los grifos se refiere y consiste en un mango que se encarga de regular el caudal de agua y de otro que regula su temperatura. Este sistema cuenta con enormes ventajas por lo que mucha gente ha optado ya por cambiar sus antiguos grifos por éstos. Y es que además de suponer un ahorro de agua, es más cómodo a la hora de darse por ejemplo una ducha, ya que se puede escoger la temperatura deseada sin tener que andar regulándola durante minutos. Además guardan en su memoria la temperatura que más te gusta, por lo que no hay que ir escogiéndola cada vez que se vaya a utilizar.

Estos grifos se encuentran en cualquier tienda de baños en modelos diferentes. De cualquier manera lo más recomendable es elegir grifos de calidad que se adapten a tus posibilidades. Además no solamente se pueden usar en la ducha, sino que se pueden cambiar también los del fregadero, lavabo, etc.

Cómo reemplazar los grifos

Si quieres ahorrarte algo de dinero, en lugar de llamar a un fontanero puedes hacer el cambio de grifos tú mismo. Para ello lo primero que hay que hacer es cortar el agua. Una vez lo hayas hecho, desmonta el grifo viejo, embellecedores incluidos, con la ayuda de algunas herramientas. Cuando ya no quede ninguna parte del antiguo grifo, coloca los embellecedores nuevos pegándolos todo lo posible a la pared. Después acerca a ellos el nuevo grifo con cuidado, confirmando que las tuercas encajan y que están bien apretadas. Ahora solo hay que instalar el tubo, colocando de nuevo la arandela. Cuando hayas comprobado que todo está correcto, abre la llave de paso y disfruta de tu nuevo grifo.

Como puedes ver, cambiar un grifo no es demasiado complicado y no necesitas demasiados materiales. Además puedes siempre echar un vistazo a las instrucciones del fabricante. En cualquier caso si no te ves capacitado, puedes acudir a un profesional experto que te hará el trabajo, como lo son estos fontaneros Fuente El Saz de Jarama 24 horas.

Tuberías atascadas: 9 consejos para evitarlo

Día tras día hemos detectado, como fontaneros profesionales que somos, que el problema más común en el ámbito de la fontanería es aquel relativo a los atascos o atrancos de los distintos sistemas de tuberías de los hogares, negocios o empresas. Asimismo, en fontaneros Fuente el Saz de Jarama baratos hemos notado que la causa de estos atascos suele ser muy diversa, pero el común denominador es el conjunto de malas prácticas que los usuarios ejercen con sus instalaciones de desagües, como, por ejemplo: tirar pelos por el desagüe, verter residuos sólidos de comida en las tuberías o simplemente no mantener un buen hábito de higiene con las tuberías de tu hogar.

 

Los atascos no sólo suponen el no menor problema de no tragar los residuos líquidos generados en tu hogar, negocio o empresa, sino también resultan molestos ya que ralentizan el tragado de agua de otros sistemas de desagüe y causan malos olores en el interior del establecimiento. Por lo tanto, es menester que, si tienes un problema de atasco, lo solventes de inmediato y posteriormente procedas a aplicar todas las técnicas y medidas necesarias para prevenir que esto suceda nuevamente. En este artículo te ayudaremos a cumplir tu cometido con algunos útiles consejos de prevención.

 

Antes de pasar al tema que nos respecta, es importante que consideres que los problemas de atascos también se deben a las condiciones del hogar donde se suscitan. Es decir, un hogar con niños suele padecer una mayor cantidad de atascos por año, pues los niños no son conscientes de estos problemas y dan malos usos a las cañerías de desagüe. De esa misma forma, en un baño utilizado por personas de cabello extenso, las posibilidades de atasco por acumulación de pelo, se incrementan notablemente. Por otro lado, pero en el mismo orden de ideas, en un lavaplatos donde la pila de trastos sea acumulada sin previamente haber retirado los grandes trozos de alimentos, es muy propenso el atasco de ese desagüe a raíz de la formación de un cúmulo de sólidos en el interior de la tubería. Así que, ya sabes, considera todos los factores de contexto y uso, para prevenir los atascos futuros de la mejor manera. Recuerda que la mejor y más simple solución es practicar buenos hábitos de higiene y limpieza cuando de fontanería se habla.

 

Te recomendamos…

En lo consecutivo, te brindamos los consejos más importantes para que evites los atascos de las tuberías en tu hogar, negocio o empresa:

  1. Utiliza rejillas en cada uno de tus desagües de tu hogar (baño, lavaplatos, etcétera) para impedir el paso de grandes sólidos a las tuberías. Estas rejillas las venden en cualquier ferretería y producirán un simple filtrado que te brindará un beneficio notable.

 

  1. No pongas los trastos en la pila si están llenos de residuos de comida. Primero retira todos los residuos sólidos y luego llévalos al lavaplatos para evitar así atascos.

 

  1. Limpia el desagüe luego de que te termines de duchar. Recoge los pelos o los trozos de jabón del piso para impedir que caigan a la tubería y produzcan el indeseado atasco.

 

  1. Para lavar la ropa, opta siempre por el detergente líquido y no el de polvo. Este últimos es uno de los principales causantes de atascos.

 

  1. Los papeles a la papelera, no al retrete. Es de los consejos más obvios y comunes, pero aun así la gente comete el error de atascar el inodoro con papeles.

 

  1. El fregadero no es para verter aceites usados o pinturas. Estos dos líquidos son muy espesos y viscosos, siendo agentes que ocluyen las tuberías.

 

  1. Chequea los canalones en temporadas como primavera y otoño. Límpialos en caso de oclusión por hojas caídas.

 

  1. Limpia con agua hirviendo el desagüe de la cocina. De esa forma calcinas los residuos sólidos que pudieron haber caído a la tubería

 

  1. Cada dos meses limpia las tuberías de tu casa. En el mercado existen muchos productos para hacer esto tú mismo, con un poco de vinagre y agua en ebullición.

 

 

Trucos y consejos de fontaneros

Los problemas de fontanería son bastante habituales en un hogar, aunque hay algunos que no necesitan la visita de un profesional, ya que puedes arreglarlos tu mismo. Son arreglos que no suelen costar más de 20 euros pero que te va a evitar llamar a un fontanero. Por eso en fontaneria Fuente El Saz de Jarama vamos a darte ciertos consejos para que puedas hacerlo tú mismo y te ahorres tiempo y dinero.

1. Para evitar en el pulverizador enredos, aísla las tuberías, ya que si tienes que sacurdirlas al sacarlo del fregadero, lo más probable es que la manguera se encuentre bloqueando las válvulas de cierre. Para que funcionen correctamente, lo que hay que hacer es meter hasta la mitad de los tubos espuma de aislamiento así como en las manijas de cierre.

2. Con fieltro con adhesivo envuelve las tuberías, ya que el agua caliente puede hacer que las mismas se expandan y se contraigan, por lo que lo mejor es ir a la ferretería y comprar un poco de fieltro para cortarlo en tiras y solucionar las posibles grietas que se puedan producir o se hayan producido y así evitar que se tengan humedades o fugas.

3. Para amortiguar los sonidos usa espuma de expansión. Para ello llena el espacio que hay entre las cuencas del fregadero y reducirás el efecto “gong”. Esto también lo puedes hacer el el lavabo. En ambos casos hay que dejar que endurezca la espuma y recortar luego con un cuchillo el exceso.

4. Para retirar los objetos difíciles usa una aspiradora. Si un peine, un cepillo de dientes o un juguete se ha caído en el inodoro y lo está atascado, puede que con el desatascador o la escobilla del váter no sea suficiente y solo consigan acabar mandando más al fondo el objeto. Por eso lo mejor en estos casos es succionar el agua y la obstrucción con la ayuda de una aspiradora para sacar el objeto que se encuentre atascado el inodoro.

5. Para limpiar el inodoro si está estropeado, usa uno o dos cubos de agua para descargarlo.

6. Si vas a realizar reformas en el interior de las paredes, no olvides hacer algunas fotografías ya que si en un futuro necesitas hacer algún arreglo, vas a saber donde están las tuberías exactamente así como los cables eléctricos.

7. Si estás haciendo una remodelación, también puede hacer una fotografía del interior de la pared para ver que hay dentro y evitar estropear cañerías o cables.

De cualquier manera si no te encuentras capaz de hacer un arreglo de fontanería por ti mismo, lo mejor será ponerse en contacto con un experto para evitarte quebraderos de cabeza y ahorrarte dinero y tiempo, especialmente si el problema es grave.